Facebook provoca problemas y complica la vida de sus usuarios

En 2006, la creciente red social se abrió al mundo. Desde entonces, su uso cambió las costumbres de millones de personas en todo el planeta, que trasladaron toda su vida social a la web. Fotos, videos, conversaciones, gustos, y cada pequeño detalle de nuestro entorno comenzó a ser publicado, comentado y compartido en Facabook. Esa inocente exposición puede generar una gran cantidad de problemas y malentendidos que complican nuestro día a día.

Los primeros chat que pululaban allá por la década de 1990 sólo nos permitían intercambiar palabras. No había fotos de perfil, ni guiños ni pegatinas. La gente utilizaba el e-mail para comunicarse y compartir archivos. Las redes sociales, sobre todo Facebook, y las tecnologías móviles cambiaron todo eso. Hoy sabemos dónde están y qué están haciendo cada uno de nuestros amigos y familiares. Si preguntas por una fiesta, un viaje o cualquier otro evento importante ellos responderás que mires las fotos que publicaron en la red social.

facebook-provoca-problemas-y-nos-complica-la-vida

Compartir tanto no siempre es bueno. Así lo demuestran la gran cantidad de parejas que rompieron por culpa de Facebook; los empleados despedidos por insultar a sus jefes, compañeros u odiar su trabajo; o todos aquellos que debieron dar explicaciones a sus padres o maestros por hacer comentarios fuera de lugar, publicar imágenes subidas de todo, o por estar en lugares donde dijeron no haber ido. Estudios aseguran que tener a tu jefe, padres o profesores provoca mucho estrés.

La vida social online no es fácil, cualquiera puede etiquetarte en una foto que destape una mentira o que te comprometa de alguna forma; Facebook avisa cuando leíste tus mensajes, por lo que no podrás negar haberlos visto; todos conocen tus gustos, preferencias, fecha de cumpleaños y cada viaje que realizaste; el nombre de tu perro, tus primos y mucho, mucho más.

Facebook puede complicarte la vida, por eso millones de usuarios se toman vacaciones de la red social. Sin embargo, recuerda que tú puedes controlar quién ve lo que publicas. Si prestas atención, no te meterás en problemas.