Las redes sociales son más adictivas que el alcohol o el tabaco

¿Cuánto tiempo pasas en Facebook? ¿Cuántas veces al día tuiteas? Si lo piensas, probablemente te des cuenta de que pasas más tiempo pendiente de las redes sociales del que habías imaginado. No importa dónde o con quienes estés, siempre hay un motivo para volver la vista a tu celular y revisar tus cuentas. Un grupo de especialistas estudió este fenómeno y las conclusiones son alarmantes.

Lo primero y lo último que hacemos durante el día es chequear nuestros perfiles en las distintas redes sociales. Vivimos pendientes de nuestros seguidores, de los comentarios en nuestro muro y todo aquello cuanto pueda ocurrir en nuestra vida digital. Como en todo, hay un límite para determinar hasta dónde esos comportamientos son normales y cuándo podrían convertirse en un verdadero problema.

adicción a facebook twitter

La adicción a las redes sociales interfiere con nuestra vida y puede tener serias consecuencias

¿Puede compararse la dependencia a las redes sociales con la adicción que generan el alcohol o el tabaco? Según un estudio de la Escuela de Negocios de la Universidad de Chicago, las redes sociales tienen un potencial de adicción mayor que el que generan dichas drogas. Los especialistas evaluaron el nivel de dificultad que existe para no caer en una adicción o necesidad y los conflictos internos que se desatan dentro de una persona al no poder acceder a sus perfiles.

Los 205 sujetos -de entre 18 y 85 años- que formaron parte del estudio, no podían ingresar durante un día entero a sus redes sociales; según los profesionales, resultó ser “un impulso irresistible” para la mayoría de ellos. Lo que genera dentro nuestro es la misma dinámica que provocan otras adicciones: La lucha interior agota nuestra fuerza de voluntad y nos empuja cada vez más hacia nuestros deseos. Los científicos notaron que a medida que avanzaba el día, la tentación por revisar el timeline de Twitter o el muro de Facebook se incrementaba en cada uno de los encuestados.

  • El problema es que, a mi parecer, causan menos problemas a largo plazo que el tabaquismo o el alcoholismo